Index: Español - (Spanish Modern)

 

Cantares 4

[1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8]

4:1 ¡Qué bella eres, oh amada mía! ¡Qué bella eres! Tus ojos son como de palomas, mirando a través de tu velo. Tus cabellos son como manada de cabritos que se deslizan por las laderas de Galaad.

4:2 Tus dientes son como rebaños de ovejas trasquiladas que suben del lavadero: que todas tienen mellizos, y ninguna hay sin cría.

4:3 Tus labios son como hilo de grana, y tu boca es bella. Tus mejillas parecen mitades de granada, a través de tu velo.

4:4 Tu cuello es como la torre de David, edificada para armería: Mil escudos están colgados en ella, todos escudos de valientes.

4:5 Tus dos pechos son como dos venaditos, mellizos de gacela, que se apacientan entre lirios.

4:6 Me iré al monte de la mirra y a la colina del incienso, hasta que raye el alba y huyan las sombras.

4:7 Eres toda bella, oh amada mía, y en ti no hay defecto.

4:8 ¡Ven conmigo del Líbano! ¡Oh novia mía, ven del Líbano! Desciende de las cumbres del Amana, desde las cumbres del Senir y del Hermón, desde las guaridas de los leones y desde los montes de los leopardos.

4:9 ¡Prendiste mi corazón, oh hermana y novia mía! Prendiste mi corazón con un solo gesto de tus ojos, con una sola cuenta de tus collares.

4:10 ¡Cuán dulces son tus caricias, oh hermana y novia mía! Tus caricias son mejores que el vino. El olor de tus perfumes es superior al de las especias aromáticas.

4:11 Tus labios destilan miel como panal. Oh novia mía, miel y leche hay debajo de tu lengua. Y la fragancia de tus vestidos es como la fragancia del Líbano.

4:12 Un jardín cerrado es mi hermana y novia, un jardín cerrado, un manantial sellado.

4:13 Tus plantas son un huerto de granados con exquisito fruto. Hay alheñas y nardos;

4:14 nardos, azafrán, cálamo, canela, plantas de incienso, mirra, áloe, con todas las mejores variedades de especias.

4:15 ¡Es un manantial cercado de jardines, un pozo de aguas vivas que corren del Líbano!

4:16 ¡Levántate, oh Aquilón! ¡Ven, oh Austro! Soplad en mi jardín, y despréndanse sus aromas. Venga mi amado a su huerto y coma de su exquisito fruto.

 

Copyright © 2021 Leer la Biblia online Versión Reina Valera 1960